7 consejos para tener una tienda online segura

tienda_online_segura

Según un estudio de Showroomprive, las Navidades están muy positivas para las ventas online. El 41,76% de la población declaraba que este año comprará más online que el año pasado e, incluso, el 16,21% hará todas y cada una de sus compras desde su móvil, tablet u ordenador.

En cuanto al momento elegido por los compradores para adquirir sus regalos de Navidad o Reyes, apuestan por las ofertas y descuentos del Black Friday. Pero no todo está perdido: son muchos los que hacen sus compras a última hora o que esperan a rebajas. Eso sí, es vital que tu tienda online les genere confianza o no darán los datos de su tarjeta de crédito.

 

Cómo tener una tienda online que dé confianza

  1. Web HTTPS

HTTPS es una extensión cifrada del protocolo HTTP tradicional. El objetivo de usar HTTPS responde a dos cuestiones: certificar que la web visitada es legítima y que se mantiene la integridad y la privacidad de los datos de conexión. Es decir, que sus datos de pago están seguros.

Además, ofrece cifrado en dos direcciones para las comunicaciones entre servidores y clientes, lo que protege contra el espionaje y la manipulación de los contenidos de la comunicación. En la práctica, sirve como una garantía razonable de que nos estamos comunicando con la web que queremos y no con un impostor. A principios de la década de 2010, su uso empezó a generalizarse para proteger todo tipo de sitios web.

 

  1. Diseño actualizado

Imagina que vas andando por la calle, pasas por delante de una tienda y ves el escaparate desordenado y la tienda con un diseño antiguo y mal organizada. A su lado, tienes otra tienda con los mismos productos pero con un diseño moderno y ordenado, que invita a entrar. ¿En cuál entrarías? Exacto, en la segunda. Con la web pasa lo mismo.

Te recomendamos que revises periódicamente el diseño de tu web para hacer pequeñas adaptaciones a las nuevas tendencias. Si no has actualizado tu diseño recientemente, puede que los visitantes también duden sobre si has actualizado tus medidas de seguridad o incluso si tu empresa sigue abierta. Un buen diseño debe tener mucho espacio en blanco, no debe tener imágenes no relacionadas, debe evitar usar fuentes poco legibles y debe transmitir una sensación de profesionalidad; además, por supuesto, de ser fácil de usar y permitir que el cliente encuentre lo que busca rápidamente y de forma cómoda.

 

  1. Buenos contenidos y buena ortografía

No hay nada que dé más desconfianza que entrar a una web y ver que los textos están mal escritos. Además, ten en cuenta que a Google no le gusta la mala ortografía ni los errores gramaticales y tu posicionamiento podría verse penalizado de alguna forma si no cumples con los mínimos. Si no te sientes cómodo escribiendo el contenido de tu sitio web, puedes contactarnos y te daremos un presupuesto para llevar tus contenidos.

 

  1. Redes sociales actualizadas

Muchos clientes potenciales buscarán tus perfiles en las redes sociales para obtener más información sobre tu empresa antes de realizar una compra. Si tu perfil de Instagram o Facebook lleva sin publicar un tiempo, puede que dé la sensación de que tu empresa está cerrada o de que no es muy fiable; incluso los que se fíen, pueden llegar a pensar que sus pedidos tardarán en llegar ya que se transmite una sensación de dejadez.

También se busca una imagen de marca coherente. Si tus mensajes en las redes sociales no coinciden con los de tu sitio de ecommerce, confundirás a los consumidores. Es más fácil superar un error que enviar mensajes confusos continuamente.

 

  1. Testimonios de otros clientes

Los consumidores valoran mucho conocer la opinión de clientes anteriores antes de tomar una decisión. Puedes contribuir a ese proceso incluyendo citas de clientes en tu web o enlazando a las reseñas de tu perfil de Google My Business.

El video es la forma más poderosa para presentar un testimonio así que, si puedes grabar a alguno de tus clientes, ¡mejor que mejor! Incluso puedes proponer un concurso en redes sociales donde sean ellos mismos los que suban sus vídeos hablando de tu producto a cambio del sorteo de un regalo o de un descuento para los participantes.

 

  1. Formas de pago

No todos se sienten cómodos introduciendo los datos de su tarjeta de crédito cada vez que hacen una compra online. Algunos prefieren PayPal o tener una cartera online que no requiere sacar la tarjeta una y otra vez para hacer una compra.

Selecciona distintas posibilidades para realizar una prueba y después incluye tus métodos favoritos. Los más conocidos son PayPal, depósito bancario, Apple Pay y Google Wallet además del pago con tarjeta. Siempre puedes dejar un buzón de contacto para sugerencias donde los clientes te puedan indicar si prefieren una forma de pago con la que no cuentas todavía.

 

  1. Datos de contacto

Saber a quién le estás comprando y dónde están localizados siempre genera confianza. Asegúrate de tener una sección donde expliques no solo dónde estás o cómo contactarte sino que incluso puedes tener una sección de Quiénes Somos para contar quién forma el equipo que está detrás de la marca.

 

EN RESUMEN

Tener una tienda online actualizada y protegida hará que más clientes potenciales confíen en ella para comprar. Si quieres que te ayudemos, no tienes más que contactarnos aquí y te daremos un presupuesto sin compromiso.



Escribir un comentario