Cómo aplicar el marketing emocional al marketing digital

BP-marketing_emocional

¿Recuerdas por qué escogiste el último pantalón que te compraste? Entraste en la tienda (física u online), precios similares, tallas disponibles y al final te decidiste por ese en concreto ¿por? Probablemente haya más de inconsciente y emocional en tu decisión de lo que puedas pensar.

Seguro que alguna vez te ha pasado que a la hora de escoger entre varias cosas, terminaste escogiendo aquella que nadie esperaría de ti, que se sale de tus decisiones habituales. Volviendo al pantalón, más allá de que te sentase bien (si es que lo compraste en tienda física) hubo motivos irracionales, esos motivos que en principio no se sabe de dónde salen son la razón del post de hoy.

La mayor parte de las compras que hacemos son irracionales, la mayor parte de ellas las hacemos en automático, hacer la compra en el súper es un buen ejemplo, vamos con el cerebro en modo ahorro de energía y se va a lo de siempre hasta que un día, sorpresa, algo te llama la atención y te hace salir del modo automático, te paras y coges algo distinto a lo habitual.

El marketing emocional se encarga de la difícil labor de sacar de la vagancia al cerebro. Ya hace unos años que no sirve con segmentar por edad, poder adquisitivo, nivel cultural y localización. Hay que dar una vuelta de tuerca para llegar a las personas, conectar con ellas como marcas y conseguir acabar en sus hogares.

¿Qué es el marketing emocional?

El marketing emocional es la parte del marketing que desarrolla estrategias que logren un vínculo afectivo a través de mensajes que calan en el subconsciente, generan sentimientos y llevan a la relación con la marca. Lo que hace es comprender a las personas y por qué toman las decisiones que toman.

Cuando decimos que las decisiones son irracionales, decimos que hay muchos factores implícitos que hacen que nuestro cerebro escoja algo antes de que seamos plenamente conscientes de ello, el encargado es el sistema límbico o cerebro emocional.

El marketing debe conocer esos factores emocionales e irracionales para desarrollar estrategias que sí funcionen y no vayan por los perfiles de segmentación comunes.

A grosso modo, el sistema límbico divide los modelos emocionales que influyen en los comportamientos y tomas de decisión en tres:

  • sistema de equilibrio
  • sistema de estimulación
  • sistema de dominación

Según estos tres sistemas las personas se pueden clasificar en siete modelos límbicos según su propensión a unos estímulos u otros, son los modelos:

  1. aventurero
  2. productivo
  3. disciplinado
  4. tradicionalista
  5. armonizador
  6. abierto de mente
  7. hedonista

Algunos modos que tiene el marketing de buscar la vinculación en ecommerce en base a los modelos emocionales son:

  • Sistema de equilibrio: aquellos con un sistema de equilibrio dominante necesitan saber que están tomando la decisión adecuada, evitar riesgos y en cierta medida tener la aprobación social, para ello lo mejor es mostrarles opiniones positivas de otros clientes para generar prueba social, las famosas reseñas o testimonios.
  • Sistema de estimulación: a estas personas les atrae lo novedoso, lo raro, por lo que para ellos es buena idea lanzar ediciones especiales limitadas.
  • Sistema de dominación: son aquellos que quieren demostrar que tienen una ventaja frente los demás, para ellos los descuentos por estar suscritos, participar en algo, son el mejor modo para atraerlos.

El storytelling es otra buena manera para apelar al sistema límbico y generar un vínculo emocional entre la marca y las personas, hablamos de él más de una vez como herramienta para crear contenidos de página web o redes sociales atractivos.

Procura que los contenidos de tu tienda online cuenten una historia para enganchar a las personas y desarrolla estrategias acordes a tu público. Si quieres afinar tu estrategia de marketing digital para obtener mejores resultados contáctanos sin compromiso en el 981 91 34 88.



Escribir un comentario