¿Cómo diseñar una marca digital?

BP-marca_digital

Marca analógica y marca digital, ¿qué las diferencia? ¿realmente existen marcas digitales y marcas no digitales? ¿será una moda de nombre?

Para comenzar, se entendería por marca digital aquella que se presenta prácticamente en exclusiva en internet y que consumimos a través de pantallas. Alguna vez comentamos que incluso estas en algún momento deben salir de la pantalla para materializarse en algo, sea un sobre, una lona, un hinchable… así que lo dejamos en que son aquellas cuyo principal y casi exclusivo medio de difusión es internet. Hablaríamos de marcas como Uber, Adobe, Airbnb, Instagram, Google… Marcas que a priori solo vemos en nuestras pantallas.

¿Qué tienen las marcas digitales en común?

  • Son planas y breves, de formas sencillas y fácilmente reproducibles.
  • Usan colores planos la mayoría de las veces.
  • Tipografías sans serif, sin remates.
  • Predomina la tipología de logotipo con símbolo.
  • No acuden a efectos visuales ni elementos gráficos complejos.

 

Dicho lo anterior, si comparamos Uber por ejemplo, con una marca “analógica” como Nike, que sí tiene miles de aplicaciones físicas, bien podría decirse de ella lo mismo que acabamos de enumerar. Como Nike podríamos decir Audi, Pastas Gallo, Pilot… todas siguen el patrón anterior.

 

Algunos podrían decir que las marcas digitales están mejor construidas para aparecer en pantallas, para que sean más cómodas e identificativas a la hora de usarlas como avatares en una red social o en el icono de una app. Este parámetro no es más que la calidad gráfica de la marca, tema que ya tocamos en alguna ocasión. Toda marca debe ser construida teniendo en cuenta dónde va a aparecer para que sea lo más funcional posible. Esto se determina con la estrategia de marca previa a comenzar con la construcción.

Antes de comenzar a diseñar es indispensable saber dónde va a actuar la marca, qué nivel de distinción e identificación precisa, el número de soportes distintos y materiales en los que aparecerá, si el público es muy heterogéneo o es un grupo muy concreto… Todo eso determinará si la marca debe ser estándar y sencilla o si debe marcar claramente una personalidad. Si puede permitirse ser rica en elementos gráficos o por lo contrario si debe ser sencilla para facilitar su identificación y el recuerdo.

Las pantallas no son un límite como soporte porque cualquier pantalla de hoy en día supera a cualquier sistema de impresión o modo de reproducción. La calidad de imagen y color que ofrecen nunca fue tan alta como hoy en día, por tanto la cuestión técnica de la pantalla no es razón para que una marca se la declare digital o no.

Podríamos decir que a día de hoy se ha racionalizado la construcción de marcas. La tendencia y lo que resulta actual son aquellas con unas formas sencillas que no presenten ningún problema técnico en reproducción, que no se ate a modas estéticas y no genere rechazo por ser identificativa de una época, colectivo o acción concreta. Se tiende a la estandarización, a lo “correcto” porque es luego el día a día, los mensajes y el hacer diario el que denota la personalidad de la empresa. La marca gráfica es una mera firma de cada acción y mensaje, que por supuesto si está bien construida podrá emplearse con éxito en cualquier soporte y por muchos años.

Volviendo al inicio, ¿realmente existen marcas digitales y marcas analógicas? No, existen marcas bien construidas y mal construidas, bien pensadas para su uso e inadecuadas.

Una marca, sea cual sea su principal medio de difusión, debe ser:

  • fácil de recordar,
  • fácil de reproducir,
  • actual/atemporal,
  • legible e inteligible.

Construimos marcas, contáctanos sin ningún compromiso en el 981 91 34 88.



Escribir un comentario