9 métricas imprescindibles en una tienda online

METRICAS

¿Cómo sabemos si un negocio es rentable? Cualquier empresario o empresaria puede contestar a esta pregunta si le hablamos de su empresa; pero muchos dudan cuando aplicamos esta pregunta al entorno digital. La clave es la misma: medir.

Una empresa es rentable si los ingresos son mayores que los egresos. Pero cuando nos adentramos en el mundo del ecommerce o de las tiendas online, las métricas se multiplican y hay muchos más elementos que puedes y debes medir para analizar el estado de tu empresa y el futuro de la misma. Te contamos algunas métricas clave a continuación.

 

  1. El coste de adquisición de un cliente (CAC)

Esta métrica del ecommerce servirá para obtener el coste promedio de cada cliente del ecommerce y también para conocer la rentabilidad de las acciones de marketing.

Este coste se calcula al dividir todo lo invertido en ventas  y marketing durante un período determinado entre el número de clientes que se han conseguido durante ese tiempo.

  1. El valor del ciclo de vida del cliente (CLTV)

El Customer LifeTime Value representa el ingreso total que el usuario ha generado en un comercio electrónico desde su registro. Puedes calcularlo multiplicando el promedio de ganancias que el cliente ha generado en un año por el número de años en los que es cliente, restando el coste de adquisición (CAC).

  1. La tasa de conversión (CR)

La tasa de conversión es la métrica más citada porque nos habla de los clientes conseguidos. Sirve para expresar de forma porcentual el número de visitantes que fueron convertidos a compradores.

  1. El retorno de la inversión (ROI)

Esta seguro que la ha usado mil veces: el ROI o retorno de conversión. ¿Sabías que es más rentable mantener un cliente que obtener uno nuevo? Para eso sirve tener un buen tablero de métricas en ecommerce. Muchas tiendas online comenten el error de calcular el retorno de inversión de su ecommerce tomando como muestra los datos de una única venta. Para conocer con exactitud el valor económico que un cliente representa para la empresa, se debe calcular el ROI tomando como base todas las compras que el usuario ha realizado, es decir, se debe tener en cuenta el valor del ciclo de vida del cliente (CLTV).

  1. La tasa de conversión según fuente de tráfico

Debemos analizar la tasa de conversión por cada una de las fuentes y ver su evolución. Así podremos ver cuáles son las principales vías de entrada a nuestra web. ¿Estamos captando clientes potenciales que convertimos en clientes reales? ¿Estos vienen de las redes sociales o del blog de la web?

  1. El porcentaje de nuevos visitantes VS recurrentes

“Vale más” un usuario recurrente que uno nuevo porque se traduce en fidelización del mismo. La recurrencia es una de las claves para la rentabilidad y nos garantiza que estamos haciendo las cosas bien en la web; si nuestros usuarios no vuelven -y la tasa de usuarios nuevos es muy alta- debemos analizar cuál es el problema. Quizá sea una web incómoda para navegar o no se vea bien en el móvil.

  1. Evolución del tráfico directo

Si hay mucho tráfico directo, es buena señal porque tenemos una marca que está siendo reconocida y retenida por los clientes potenciales, que directamente escriben nuestra web para entrar sin tener que usar Google en busca de opciones que ofrezcan nuestros servicios.

  1. Valor de la cesta media

La cesta media o AOV (Average Order Value) se refiere al importe medio que se llevan los clientes y que nos indicará una línea económica en la que podremos trabajar promociones. Por ejemplo, si es de 40 euros, podremos ofrecer descuento en un producto nuevo a los que lleguen a ese importe y tratar de hacer cross selling, potenciando ese segundo producto.

  1. Olvida las Vanity Metrics en eCommerce

«Vanity Metrics» o métricas de vanidad es un término anglosajón que se refiere a métricas de poco valor para un ecommerce. Por ejemplo, el número de visitas o de páginas vistas; una cifra que nos permite analizar qué se ha visitado más o menos y plantear acciones pero que, por si misma, no dice nada.

Otro ejemplo es la tasa de conversión global -sin valorar las tasas de conversión por cada una de las fuentes de tráfico para comprender bien lo que ocurre- o las típicas vanity metrics relacionadas con las redes sociales como el aumento de seguidores.

 

¿Te estás planteando crear tu propio ecommerce o quieres mejorar la tienda online que ya tienes? Contáctanos sin compromiso, como ya han hecho todos estos clientes de A Coruña, Vigo y muchos otros lugares.



Escribir un comentario