Qué es un mapa de calor y por qué lo necesita tu ecommerce

Qué es un mapa de calor

¿Sabías que existe una técnica que te permite vender más en tu ecommerce? Se llama, originalmente, heatmap. Hoy te vamos a explicar qué es un mapa de calor y por qué lo necesitas.

Para entenderlo sencillamente por qué usarlo, solo hay que pensar en lo que hacen los supermercados. Seguro que sabes que estos establecimientos colocan los productos gancho -esos que te pueden hacer caer- a la altura de tus ojos para que los compres. Sin embargo, los productos básicos pueden estar escondidos al fondo porque saben que irás a por ellos.

Esto se hace en base a estudios de marketing sobre las zonas de la tienda y cómo reaccionan los consumidores según el tipo de producto y dónde esté colocado. En la web podemos hacer lo mismo con un heatmap o mapa de calor.

¿Qué es un mapa de calor web o heatmap?

Para entender qué es un mapa de calor, primero debes conocer en qué consiste el eye traking o ‘seguimiento de ojos’. Se trata de una técnica que permite seguir el movimiento del ojo de cualquier usuario y crear informes con esa información. Así, podemos saber qué parte de la pantalla están mirando primero o dónde se paran más tiempo.

En base a eso, se elaboran los mapas de calor o heatmaps de una web, indicando con colores dónde pone la gente la mirada. Es decir, permiten a las empresas conocer el tráfico de los usuarios en su página web.

Por qué necesita tu ecommerce un mapa de calor

Así, sabemos que, en las zonas con colores cálidos como el naranja, el rojo y el amarillo, muestran las zonas de la página web que tienen mayor tráfico. En cambio, los colores fríos como el verde o el azul muestran las zonas donde menos se paran los visitantes.

Tipos de heatmaps o mapas de calor

El eye tracking es un sistema caro para las empresas y conlleva el uso de equipos muy complejos. Sin embargo, los mapas de calor se han democratizado y se ofrecen de forma más accesible. Los tipos más comunes son los siguientes.

1) Mapas de calor de scroll

Este tipo nos permite saber hasta dónde bajan nuestros usuarios y dónde dejan de leer la página. En general, siempre intentaremos que el usuario haga el menor scroll posible. Pero, ¿y si tus usuarios están encantados de bajar hasta donde haga falta con el ratón?

Según los resultados del mapa, deberás colocar la información más relevante donde se encuentren los colores cálidos.

2) Mapas de calor de clics

Muestran el número de clics que se dan en los espacios de una web determinada. Así, puedes ver qué banners o áreas no están funcionando y qué llamadas a la acción son las más efectivas. Esta información puedes usarla a tu favor y colocar ahí los productos ganchos o los banners que tienen como objetivo conseguir un lead.

Mapa de calor de clics

Si tienes una web que ofrece ropa de niños o productos de parafarmacia en Galicia, podrás saber los usuarios que hacen clic en las imágenes o en el texto y optimizar la web en base a eso.

3) Mapas de calor de movimiento

Nos permiten ver el movimiento del ratón que el usuario realiza durante el tiempo que está en una página web. Diversos estudios demuestran que existe relación entre el movimiento del ojo y del ratón.

Incluso, algunas herramientas como Smartlook te permiten grabar las sesiones -de forma anónima- de tus usuarios y ver qué movimientos hacen con el ratón, dónde se paran o cuándo abandonan la página. Te servirá no solo para aumentar ventas online sino para detectar problemas.

En conclusión, los mapas de calor web o heatmaps son una herramienta imprescindible para cualquier empresa. Su uso te permite seguir mejorando en función de tu audiencia concreta y no de normas generales que pueden -o no- aplicarse a tu tienda online.

Si necesitas consejo o ayuda, contáctanos sin compromiso.



Escribir un comentario