REDACCIÓN DE TEXTOS PARA DIGITAL

Sin ánimo de autobombo sino ilustrativo podemos decir que en Pululart en nuestros más de 15 años hemos llevado a cabo numerosas páginas web y tiendas online, estamos especializados en diseño y soluciones de internet. Por nuestras pantallas han pasado muchas empresas y marcas a las que hemos dado forma y presencia digital con éxito.

En el éxito de una página web, tienda online, gestión de cualquier soporte digital sea blog o red social hay dos factores determinantes cuestiones técnicas aparte:

  • la información que expone,
  • las imágenes, fotografías o grafismos que emplea.

Hoy vamos a hablar sobre la información, los textos que la empresa debe aportar para el proyecto. Los famosos contenidos que siempre se piden al inicio, textos, menús o qué hay que contar. Para la empresa puede resultar difícil preparar estos contenidos. Hay dos perfiles distintos: quien no sabe qué contar (bloqueo de página en blanco) y quien no tiene capacidad de síntesis porque no es una capacidad humana extendida.

Desde la agencia podemos ayudar en la realización de estos contenidos, de hecho es bueno que la última revisión la hagamos desde dentro para adecuarlos al medio donde se van a emplear en favor del posicionamiento y el alcance. Aún así la base debe aportarla la empresa porque al fin y al cabo es la que mejor conoce y domina su campo.

Por lo tanto, para superar ese bloqueo de escritor de hoja en blanco nos atrevemos a dar unos cortos consejos o apreciaciones sobre el tema pensando en una página web:

  • Haz un primer esquema o menú de los puntos sobre los que hablar.
  • Completa cada uno de esos puntos uno a uno. No se trata de nada definitivo así que a por todas y con todo.
  • Escribe para el cliente no para ti mismo, por lo que emplea el lenguaje y vocabulario que comprende y espera el público al que te diriges.
  • Con todo el contenido bruto comienza a “limpiar” esos contenidos. Dos criterios:
    • léelo como una persona ajeno para que le resulte interesante y atrayente,
    • ordena lo más posible como si se tratase de agrupar en cajas.
  • Jerarquiza la información por importancia. No toda la información es igual de importante, como si de una noticia se tratase hay que conseguir un titular, subtítulo, entradilla y cuerpo de texto para captar la atención en primer lugar y luego desgranar la información a quien realmente interese el tema.
  • Extrae mensajes clave que atraigan aquellos que se quedan en los titulares. Estos mensajes luego se emplean como reclamos gráficamente a modo de llamada de atención.

Un último consejo fuera de los anteriores, los contenidos deben transmitir el tono general de comunicación de la empresa. La tendencia es realizar textos neutros y asépticos, donde se habla en primera persona del plural y se trata de usted al lector. Si la empresa es así correcto, sin embargo si eso dista mucho de la realidad del día a día, de cómo se responde a una llamada o a un correo o no es compatible con el sector es mejor que esos contenidos transmitan lo mismo y con el mismo tono.

Cuando nosotros recibimos toda esa información la adaptamos al soporte en el que se vaya a emplear dando con los términos más buscados del sector e intercalándolos, transformando en imágenes alguno de esos mensajes clave, empleando iconos que identifiquen campos conocidos…

La preparación de los contenidos es un ejercicio de autoanálisis del que más de una vez hemos oído que a raíz de esto la empresa tiene claro qué es y cómo transmitirlo, por decirlo de otro modo se terminan construyendo el argumentario de venta. Si se procura captar la atención y destacar los ingredientes son el tono y la concreción en la información, al fin y al cabo nos hemos habituado a leer en imágenes más que palabras.



Escribir un comentario