¿Debe una pyme invertir en comunicación?

pyme-comunicacion

En la difícil aventura de emprender son muchos los frentes que se abren: desde su origen como proyecto hasta su desarrollo como producto o servicio, el camino a la pequeña y mediana empresa se le hace agotador a la hora de buscar financiación y poder posicionarse en el mercado. Y en esa complicada tarea es lógico que al emprendedor le surjan dudas en cuanto al recorte de gastos, por lo que no es raro que el reajuste se haga en ciertas áreas que, por qué no, puede llevar uno mismo.

Una de ellas acostumbra ser la de la comunicación, aquélla encaminada a posicionar la empresa en un mercado cada vez más competitivo, dando a conocer su propia constitución, el lanzamiento de nuevos productos, la apertura de nuevos mercados o dando cobertura a todas aquellas noticias que de alguna u otra forma afecten a la firma. Frecuentemente, el pequeño empresario asume este rol ante el convencimiento de que nadie mejor que él conoce la sociedad que ha creado y la imagen que quiere dar de ella, pero corre el riesgo de enamorarse de proyecto hasta tal punto de no tener la amplitud de visión necesaria para tomar ciertas decisiones en determinados campos. Aunque el conocimiento de la idea y de todo lo que la rodea es fundamental para darla a conocer, no lo es menos contar con la visión de un comunicador externo que aporte aire fresco a la idea para desarrollarla.

Más allá de lo que este profesional pueda aportar a la hora de posicionar su empresa en el mercado, no podemos olvidar que la sociedad en todas sus facetas se mueve a velocidad de vértigo. Hoy en día, si no estás en Internet, no existes, y esta máxima se pueda hacer extensiva a todas aquellas redes sociales en las que se quiera tener presencia. Pero contar con un perfil adecuado y actualizado en cada una de ellas se hace incompatible con el día a día de la pyme, que no te permite comunicarte con tus clientes, conocer sus gustos y preferencias, y poder satisfacerles. Contar con la ayuda de un profesional que gestione estas facetas permite diferenciarte frente a otras compañías, al tiempo que te libera para poder centrarte en otros cometidos.

Uno de los pecados que más limita el desarrollo de una pyme es la falsa modestia de sentirse muy pequeño para crecer, ignorando que todo aquello que ha alcanzado cierto tamaño lo ha hecho partiendo desde abajo. Pero para eso es necesario apoyarse en el potencial que ofrece la comunicación y más aún en un tiempo en el que más gente, en más sitios y en menos tiempo reciben la información. Aunque tus objetivos para los próximos meses no sean los de una gran multinacional, lograrlos es más accesible si cuentas con una adecuada estrategia de comunicación bien planificada por un profesional.

Hoy en día, si no estás en Internet, no existes

 

Asentarse en el sector en el que desarrollas tu actividad requiere estar al tanto de las novedades que le afectan y de su evolución en general. No sólo la sociedad avanza, sino que con ella todas y cada una de las facetas en que se manifiesta. Ya sea por la tecnología, que aporta comodidad y ahorro de tiempo y dinero, como por la legislación o la innovación, la capacidad de adaptación al cambio es clave en el éxito de cualquier negocio. Ahí entra también la labor del consultor de comunicación a la hora de informarse y conocer bien todo lo que rodea a la actividad de su cliente, para que este pueda aprovechar toda aquella oportunidad que se le presente.

Contar con el apoyo de estos profesionales no implica, por último, contar con un departamento en la empresa dedicado en exclusiva a la comunicación. Se trata de un consultor externo con el que es importante mantener un contacto fluido. Bien a través del teléfono, el correo electrónico y reuniones periódicas, la pequeña empresa también tiene a mano y sin que ello suponga un gran esfuerzo inversor la posibilidad de contar con una estrategia de comunicación que la posicione en el mercado, le permita estar al día de los avances que se produzcan en su sector y le gestione su contacto con la sociedad en la que desarrolla su actividad. Nadie es demasiado pequeño para seguir creciendo. La comunicación es una ayuda que está al alcance.



Escribir un comentario